Colibrí, amuleto del amor.

El Colibrí  también conocido en algunos lugares de América latina como Chupamirto o chuparrosa, esta noble e inofensiva avecita, quien colabora con polinizar las flores, cuando extrae el néctar de las flores; esta fuertemente vinculada al amor o las relaciones de pareja.

Desde antaño se ha creído, que si se prepara adecuadamente  el cuerpo del colibrí, sirve  como un excelente amuleto para el amor.  El  colibrí amuleto del amor, según dicen los especialistas de estos menesteres, que el genero del colibrí debe coincidir con el sexo opuesto, es decir, si eres mujer debes tener como amuleto el colibrí del amor que sea macho, y si eres hombre el colibrí amuleto del amor sea hembra.  De esa manera te ayudará a tener siempre suerte en el amor de pareja, de atraer a quien amas, recuperar el amor o simplemente conservarlo por siempre.  El cuerpo del colibrí amuleto del amor, debe estar perfectamente disecado, que no desprenda olores, ni plumas, además deberá siempre permanecer dentro de una bolsita roja.

Su creencia nace desde la época  mesoamericana, porque se consideraba el colibrí como la metamorfosis que ocupaba el astro sol, para descender a la tierra y tomar el néctar de las flores, además de usar el cuerpo de colibrí para enamorar a la luna, de esa manera fue considerada como la primera pareja, sol y luna.

Otra creencia se remonta en los guerrero indígenas prehispánicos  al morir sacrificados o peleando, su alma transcendía para convertirse en esta avecita y su función se volvía en mensajero de los dioses de la guerra, para advertir a los monarcas de esos tiempos de enemigos al acecho.

Por eso la historia relatada en los antiguos códices, reiteran que Huitzilopochtli siempre era acompañado por un pequeño colibrí.