¿Qué es la melanomancia?

La Melanomancia es conocida como el estudio de los lunares. Se utilizaba como método de adivinación en la antigüedad, para intentar predecir el destino de una persona en función a los lunares repartidos por su figura. Mancia, proviene del griego que quiere decir adivino y melano se refiere a la pigmentación que puede surgir en un determinado lugar del cuerpo, produciendo lunares.

Los practicantes de la Melanomancia insistían en la estrecha relación que existía entre la Luna y el lugar donde estaba ubicado un lunar. La Luna es un símbolo que se atribuye a las emociones, el inconsciente y el instinto. Asimismo aprovechaban ese vínculo para comunicarse con los dioses y determinar el camino que debía seguir un individuo en su vida. La adivinación se realizaba en función de distintas características, como podían ser el tamaño, el color, la ubicación, la textura y la forma de un lunar; si estaba partido en dos o si había hecho aparición desde el nacimiento o a lo largo de los años. También se tenía en cuenta el sexo de la persona.

Los lunares, más que hablar acerca del destino, pueden revelar rasgos acerca de la personalidad de un individuo.

 

Vudú, una práctica peligrosa

Los pueblos de África Occidental, acostumbraban diversos ritos paganos entre los que se encontraba la práctica del vudú, un concepto que se extiende hasta denominarse como religión pero que también se hizo popular por la costumbre de elaborar muñecos a partir de una persona determinada, ya fuera para perjudicarla o protegerla según las intenciones del chamán o individuo que realizaba el hechizo.

Los muñecos vudú se realizaban con materiales como madera tallada, tela o cera que eran usados para fabricar una figurilla con forma humanoide. El requisito más importante para su eficacia, era el de conseguir un objeto personal de la víctima o sus cabellos, los cuales se añadirían a la figura que podía tener otros detalles para asemejarla más a la víctima que representaba. Luego de esto, el brujo procedía a recitar los hechizos de rigor para dañar a la persona y podía utilizar alfileres que hincaría en distintas partes del cuerpo de la marioneta, con el fin de causar dolor físico.

Los rituales de vudú se hicieron populares en América a través de la Santería practicada por esclavos negros, especialmente en la ciudad de Louisiana en Estados Unidos.

 

Los niños extraviados

Una de las supersticiones más famosas que existen respecto a las hadas, duendes y trolls, es aquella que cuenta que este tipo de criaturas solían cambiar a sus propios hijos con bebés humanos; ya fuera porque deseaban poseer un sirviente o … [Continue reading]